ENRIQUE GUERRA HUERTAS

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada (1984). Doctor en Derecho por la Universidad de Sevilla (1994).

Colegiado en el Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla, también pertenece a la Asociación Española de Abogados especializados en Responsabilidad Civil y Seguro y a la Asociación de Jóvenes Empresarios de Sevilla.

Cuenta con una amplia experiencia profesional en la docencia universitaria, ya que entre los años 1984 y 1995 impartió clases en las Facultades de Derecho de la Universidad de Málaga, Sevilla (Hispalense) y Pablo de Olavide.

Entre los años 1995 y 1999 ha sido juez, con destino en varios Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, y entre 1999 y 2001 secretario judicial.

Fue en el año 2001 cuando empezó a ejercer como abogado, integrado primero en el despacho sevillano Montero-Aramburu, y, a partir de 2006, por cuenta propia, en su propio despacho y con su propio equipo profesional, manteniendo vínculos de colaboración con otros bufetes de ámbito nacional.

Como abogado ejerciente, ha asumido, ante los tribunales de justicia, la dirección letrada principalmente en asuntos de índole civil penal y mercantil. Concretamente entre los penales destaca su labor dirigiendo a la acusación particular en delitos de asesinato y terrorismo, estafas, delitos societarios, lesiones, etc., con intervención ante órganos de todo tipo, desde los Juzgados de Instrucción, hasta la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Asimismo, ha asumido la misma tarea en asuntos relacionados con el Derecho de familia y en reclamaciones patrimoniales en el ámbito administrativo y contencioso-administrativo, en especial dirigidas contra la Administración sanitaria, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y Ayuntamientos.

Asimismo, ha tenido la oportunidad de asesorar a sus clientes tanto para la contratación civil y mercantil (con especial incidencia en las relacionadas con la compraventa o arrendamiento de inmuebles, gestión de derechos derivados de la propiedad intelectual, organización del patrimonio personal, compraventa de participaciones sociales, etc.) como en sus relaciones con las distintas Administraciones públicas.

Sus idiomas de trabajo son el español y el inglés, pero también lee y entiende catalán, francés e italiano.